En el año 79 de nuestra era, la ciudad italiana de Pompeya sufrió uno de los desastres naturales más violentos en la historia de la humanidad. Más de 2.000 personas murieron instantáneamente o fueron enterradas vivas bajo un manto de cenizas de la erupción del Vesubio.

Según los arqueólogos y otros científicos que han estudiado las ruinas de esta antigua ciudad, se cree que los primeros pobladores del área se asentaron allí en el siglo XI aC. Sin embargo, aclaran que esta no es la fecha de la fundación de la ciudad, que estaría más cerca del siglo VII aC.

Pompeya se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de Nápoles, al pie del volcán Vesubio, uno de los volcanes más importantes del mundo dada su historia.

En el momento de la erupción del Vesubio en la ciudad de Pompeya, aproximadamente 25,000 personas vivían allí. Algunas semanas antes del evento catastrófico varios terremotos afectaron la ciudad.

Muchos de los ciudadanos abandonaron la ciudad por temor a nuevos temblores y la mayoría de ellos se salvaron en el momento de la erupción. A pesar de esto, más de dos mil fueron las víctimas en Pompeya.

Además de Pompeya, otras dos ciudades sufrieron de este desastre: Herculano y Estabia. Estas dos ciudades también se encontraban del lado del volcán y sufrieron las enormes consecuencias.

Gracias a la gran capa de cenizas que cubría todo, la ciudad permaneció oculta y olvidada durante casi 17 siglos. Hasta 1738 no se descubrió Herculano, cuando un agricultor de la zona encontró uno de los edificios que emergían de la tierra.

En 1756 los exploradores y arqueólogos encontraron la gran ciudad de Pompeya gracias a una serie de manuscritos que relacionaban su ubicación. La ciudad permaneció congelada, preservando docenas de pinturas, edificios, esculturas y otros objetos en condiciones impecables.

Sin embargo, lo más aterrador de todo es que muchas personas quedaron petrificadas en la posición en la que estaban antes de morir.

Después de más de 250 años de excavaciones, la ciudad ha sido desenterrada casi por completo, sin embargo, todavía hay muchos objetos que ya han sido desenterrados para ser estudiados.

El Monte Vesubio sigue siendo un volcán activo hoy en día, rodeado por un área urbana que alberga a más de 3 millones de personas. La posibilidad de que vuelva a erupcionar es muy probable. Una nueva erupción sería muy devastadora ya que hay varios kilómetros densamente poblados que se verían afectados.

La última erupción del Vesubio ocurrió en el año 1944, hace 70 años. Anteriormente las erupciones ocurrían con mayor frecuencia, esto significa que la próxima vez que el volcán entre en erupción sería de una dimensión importante.