En el remoto desierto del sur de Nevada, a tan sólo 130 kilómetros de Las Vegas, se encuentra uno de los mayores complejos militares del gobierno de los Estados Unidos. Esta base es conocida como el Área 51, y para muchos se trata de una de las mayores conspiraciones a nivel mundial.

Hasta el momento, el Área 51 era una simple teoría conspirativa, debido principalmente a una supuesta nave extraterrestre accidentada en Roswell en 1947, en el cual se recuperaron los cuerpos de seres extraterrestres que fueron ocultados en las instalaciones.
Pero lo que antes eran simples teorías conspirativas ahora parece ser una realidad, o por lo menos en parte. Teóricos de las conspiraciones y ufólogos están celebrando el reconocimiento oficial por parte de la CIA del Área 51. Los documentos recientemente desclasificados reconocen oficialmente el sitio, sin embargo, los documentos no hacen mención a ninguna sala de autopsias para la investigación extraterrestre o de la existencia de ninguna nave espacial extraterrestre. Para muchos expertos, esta última revelación, aunque no revela la existencia de vida de otros mundos, ha sido un paso más para la divulgación definitiva extraterrestre.
Área 51, toda una realidad
La CIA publicó el jueves los documentos refiriéndose al Área 51 por su nombre y describe algunas de las actividades que se realizaron, señalando la base de la Fuerza Aérea Estadounidense en un mapa al noroeste de Las Vegas. También se describen algunos aviones experimentales, aunque ninguno de ellos es en forma de platillo o disco. Rápidamente, los ufólogos como Audrey Hewins, quien dirige un grupo de apoyo para personas contactadas por los extraterrestres en Oxford, Maine, dice que esto es simplemente parte de su plan de divulgación extraterrestre:
“Pienso que probablemente ellos están probando “cómo los locos” reciben la noticia de la gran mentira y el encubrimiento. Lo que está haciendo la CIA es prepararnos para la divulgación de la existencia de los extraterrestres en la Tierra”, dijo Hewins.
La Universidad George Washington utilizó los registros públicos de los Archivos de Seguridad Nacional para obtener información por parte de la CIA de uno de los proyectos más secretos de la Guerra Fría realizados en el Área 51, el programa de avión espía U-2.
Jeffrey Richelson, un escritor e investigador universitario sobre la inteligencia y seguridad nacional, presentó una solicitud como parte de su continuo estudio de los programas de vigilancia aérea al Archivo de Seguridad Nacional en 2002, pero los documentos estaban incompletos y no ofrecían ningún dato sobre la misteriosa base militar. Entonces volvió a solicitar los documentos en 2005, con la esperanza de obtener más información al respecto. Y hace unas semanas recibió los nuevos documentos de los Archivos de Seguridad Nacional con la esperada mención al Área 51. Pero aunque los documentos hacen mención a la misteriosa base, sus 407 páginas no contienen referencia alguna a los encuentros extraterrestres.
Aunque esta es la primera vez que se hace pública la existencia del Área 51, no es la primera vez que el gobierno de los Estados Unidos comenta abiertamente la existencia de una base militar cerca de las vegas. Los ex presidentes Bill Clinton y George W. Bush se refirieron a la “ubicación cerca de Lago Groom” al insistirles sobre su existencia, y otras referencias gubernamentales datan de los años 60.
Según los documentos, la base ha sido utilizada como campo de pruebas para una serie de aviones de alto secreto, incluyendo el SR-71 Blackbird, F-117A Stealth Fighter y B-2 Stealth Bomber. Pero como hemos comentado anteriormente, estos documentos no hacen referencia a vehículos extraterrestres o sobre la evidencia del “incidente de Roswell” y los cadáveres extraterrestres encontrados. Tampoco se hace mención a la gran cantidad de militares y funcionarios del gobierno admitiendo que en el Área 51 ocultan algo mucho más importante que experimentos militares, tecnología extraterrestre a favor de los Estados Unidos.
Para los expertos, esta revelación es una señal de un cambio dramático en la disposición del gobierno a desclasificar la información sobre la misteriosa base, lo que significa que podría salir a la luz más información sobre el Área 51, y muy posiblemente afirmando la existencia de vida extraterrestre en nuestro planeta.