Por extraño que parezca, la NASA está buscando jóvenes voluntarios en estos días para la investigación sobre los efectos de la marihuana en el cuerpo en condiciones de reposo. Los datos obtenidos se usarán para el beneficio del viaje espacial. Lo único que deben hacer estos voluntarios es pasar 70 días consecutivos tumbados en la cama, consumiendo todo tipo de variedades de cannabis. Además, como recompensa, recibirán cerca de 16.300 euros por el ‘inconveniente’.

La NASA quiere que los voluntarios se sientan como en casa, permitirán todo. Pueden leer libros, tener Internet, jugar videojuegos, hablar con cualquiera que quieran en Skype, fumar toda la marihuana que quieran y cuando quieran, vamos, paraíso para muchos. Por supuesto, mientras están acostados en la cama y continúan cooperando con el proyecto. El objetivo de todo esto es encontrar métodos que preserven la buena salud y seguridad de sus astronautas durante los viajes largos por el espacio.

La clave de todo esto es que descansando en la cama con la cabeza inclinada hacia abajo se pueden simular viajes al exterior con gravedad cero. Los objetivos del estudio se basan en comprender la afectación de la capacidad de una persona para realizar tareas bajo el efecto del cannabis y preparar medidas de combate para el deterioro físico que puede causar.

Para hacer esto posible, el estudio se dividirá en dos grupos: los que harán ejercicio y los que estarán descansando en la cama. Con eso examinarán la diferencia que ocurre en los músculos, los huesos, el sistema circulatorio y nervioso y el corazón. Lo mejor de todo es que los voluntarios pueden presumir de haber ayudado en el proceso de enviar hombres a Marte.