¡Las plantas vivas pueden incluso cargar tu celular!
Una compañía holandesa ha reivindicado la importancia de las plantas al demostrar su oculto poder: Extrae energía eléctrica de plantas vivas, y la utiliza para proporcionar energía a celulares, zonas de Wi-Fi y ahora también 300 focos LED del alumbrado público en dos ciudades en Holanda.

La compañía Plant-e debutó con su proyecto “Starry Sky” (Cielo estrellado) en noviembre de 2014 en un viejo parque llamado HAMbrug, cerca de Amsterdam, y la energía de las plantas también se está usando en la oficina central de la compañía en Wageningen.
Muchos investigadores están buscando maneras para generar electricidad del aire, y esta idea es similar. Los fundadores de Plant-e buscaron en la naturaleza preguntándose dónde podrían encontrar energía para el uso humano y la encontraron en el derivado de la fotosíntesis de las plantas. Los módulos de la planta energética de Plant-e podrían marcar el inicio de la nueva revolución en energía limpia.
La obtención de energía desde las plantas ha pasado por muchas transformaciones desde los proyectos escolares que solían hacerse y que utilizaban una papa para hacer un reloj funcionar. El enfoque de Plant-e está basado en el mismo principio, pero es radicalmente diferente porque no requiere dañar a la planta para emplear su energía. Y no sólo eso, además cabe destacar que la cantidad de electricidad obtenida es bastante significativa.
Para los proyectos de alumbrado público en Holanda, los procesos de generación de electricidad de Plant-e incluyen plantas que crezcan en contenedores plásticos de 1.8 mt2. Las plantas realizan su fotosíntesis, convirtiendo la energía solar en azúcares. A medida que crecen, las plantas siempre producen más azúcares de los que necesitan, y el exceso se elimina a través de sus raíces en el suelo circundante y se descomponen en protones y electrones. El sistema de Plant-e utiliza electrodos en el suelo para esperarla  descomposición de los desechos de estas plantas, conduciendo así la electricidad.
Los fundadores de la compañía esperan que su tecnología se utilice algún día para proveer de energía a los lugares pobres del mundo donde la vegetación abunda, tales como en campos de arroz o humedales. Si logran descifrar cómo hacerlo de una manera económicamente efectiva, podrían lograr que esta nueva energía limpia pueda llevar la electricidad a gente que nunca la ha tenido, cuya cifra es, según los últimos cálculos, cercano al 25% de la población mundial total.